Jefe del Pentágono se opone a usar a las fuerzas armadas contra las protestas, como pide Trump

0
37

El secretario de Defensa Mark Esper afirmó este miércoles que está en contra de desplegar efectivos militares para responder a las protestas.

«No apoyo la invocación de la Ley de Insurrección», dijo Esper ante periodistas en el Pentágono.

Esa ley salió a colación desde que el mandatario Donald Trump planteara la posibilidad de desplegar efectivos militares en las ciudades más sacudidas por protestas tras la muerte de George Floyd a manos de cuatro policías en Minneapolis.

«La opción de usar soldados activos en un rol de cumplimiento de la ley solo debe usarse como último recurso y solo en las situaciones más urgentes y apremiantes. No estamos actualmente en una situación como esa», dijo.

Esper ha autorizado el desplazamiento de varias unidades activas del Ejército a bases militares ubicadas en la periferia de la capital estadounidense, las cuales no han sido activadas en labores de patrullaje callejero.

Aunque las leyes estadounidenses limitan el uso de las fuerzas armadas en labores de control del orden público dentro del territorio nacional, los presidentes pueden destinar efectivos militares a labores policiales haciendo uso de la llamada Ley de Insurrección, vigente desde 1807.

George H. Bush apeló a esa ley de manera limitada para controlar los desórdenes raciales que sacudieron Los Ángeles en 1992, pero la escala de lo sugerido por Trump implicaría una intervención federal sin precedentes en la historia reciente de la nación.

Durante su conferencia de prensa, Esper calificó la muerte de Floyd como un «homicidio» y un «crimen horrible», reportó la agencia AP.

Esper formuló su declaración poco después de que Trump defendiera el despliegue de efectivos de la Guardia Nacional y de agentes federales en la capital estadounidense como un modelo para apaciguar la violencia en otras ciudades.PUBLICIDAD

“Tienes que tener una fuerza dominante», dijo Trump a Fox News Radio. “Necesitamos ley y orden”.

Trump sostuvo que fue gracias a ese despliegue masivo de fuerza que las manifestaciones se han apaciguado en varias ciudades y sostuvo que los puntos más álgidos han ocurrido en estados con gobernadores demócratas.

También este miércoles el almirante retirado Michael Mullen, ex Jefe del Estado Mayor Conjunto, expresó en The Atlantic su rechazo al ver al personal de seguridad, incluidos miembros de la Guardia Nacional, despejar por la fuerza y de forma violenta el camino a través de la Lafayette Square para acomodar la visita del presidente a la iglesia St. John.

«Estamos en un punto de inflexión, y los eventos de las últimas semanas han hecho que sea imposible permanecer en silencio», escribió Mullen.

Esper ha recibido críticas por caminar el lunes junto a Trump hasta la iglesia, pero el secretario de Defensa aseguró que desconocía la intención de la caminata y que minutos antes la policía había retirado por la fuerza a manifestantes pacíficos para abrirle paso a la comitiva presidencial.

Este es un momento de intensas tensiones entre Washington y Beijing, en buena parte porque Trump insiste en culpar a China por la pandemia y ha azuzado teorías conspirativas sobre el origen del coronavirus.


Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here