Deudas públicas de mierda

0
125

Los que creen que el dinero es preciso para todo, juzgarán imposible sin la aperción de caminos, la composición de puertos. Yo veo la colmena hermosa que regala mi paladar. Sin dinero lo han hecho las abejas, sin dinero han elaborado tanta miel y formado tantas  celdillas unos insectos pequeños, incomparables con el hombre. El trabajo unido y constante que hacen las colmenas, puede abrir caminos, componer puertos, y emprender obras de bien general.

José Cecilio del Valle

            La falta de dinero es la excusa perfecta de los incapaces y de los ladrones, cuando asaltan el poder por cualquier vía: electoral o golpes de estado, por ejemplo.

El dinero, desde que se inventó, en distintos lugares y épocas en el pasado, ha servido para facilitar el trueque de los más variados productos y servicios. Intercambio de favores en un inicio. Intercambio comercial no siempre favorable a una de las partes en los tiempos que corren desde hace décadas.

El valor del dinero es, pues, simbólico. Pueden ser semillas (cacao), conchas de mar o río, piedras de colores, metales o papel moneda. Y en los últimos tiempos sobresale el dinero electrónico a través de transferencias, tarjetas de crédito, débito, aplicaciones en teléfonos móviles o por medio de las criptomonedas.

Jorge Luis Oviedo

A partir del siglo XX se impuso un mecanismo para crear (o emitir) dinero: RESPALDARLO CON DEUDA.

Pero la deuda no es simbólica, se le traslada a la población (especialmente la asalariada) por medio de los impuestos.

Esta decisión política nunca fue discutida con la población en ningún país del mundo.

Todavía hoy en día la mayoría de los que deciden hacer de la política un oficio y se postulan a cargos de elección no entienden nada o casi nada  ¿cómo funciona la creación y la circulación del dinero? o ¿cuál es el verdadero sentido de cobrar impuesto? Porque desconocen la historia de los grandes imperios: el origen de la propiedad privada, la familia, la esclavitud, los tributos,  la servidumbre, las conquistas de unos pueblos por otros, la colonización, la imposición de prácticas culturas de todos tipo: religiosas, productivas, comerciales, financieras.

USA tienen una deuda que ya sobrepasa su PIB (anual); y que, en este año, debido a la pandemia, su déficit fiscal ha sido descomunal.

El presupuesto federal de EE UU en 2020 era de $4.7 billones; pero este año la emisión monetaria para ayudar a los millones de desempleados y negocios cerrados, ha superado ya los $3.2 billones.

¿Por qué la Reserva Federal dio dinero a millones de personas?

Para que pudieran comprar sus alimentos y cumplir con sus demás obligaciones. Lo hicieron con los más de 50 millones de trabajadores que quedaron sin empleo y con decenas de miles de pequeños y medianos empresarios.

En Europa se ha hecho otro tanto, aunque en menor proporción. No se llegó, hasta hoy, al billón de euros.

Ahora bien ¿qué pasa en Nicaragua, Honduras, Guatemala y El Salvador que han sufrido la pandemia; y el embate de dos fenómenos meteorológicos en menos de 15 días durante este mes de noviembre?

En el caso de Honduras lo que se está planificando es la destrucción de los sistemas de previsión en vez de crear dinero no  respaldado en deuda.

¿Por qué se debe crear dinero sin respaldo en deuda?

La mayor parte del dinero que se necesita para reactivar la actividad es moneda local.

La emisión de moneda local debería, aún bajo este CAPITALISMO DE MIERDA, y sobre todo cuando se trata de atender emergencias, respaldarse en la propia calamidad que provocan los fenómenos naturales.

Porque de lo que se trata es de facilitar el intercambio de bienes y servicios (productos, materiales, fuerza laboral) para la reconstrucción.

La tragedia en sí misma es una deuda común, dolorosa para muchas familias; pero que se debe solventar sin agregar más deudas innecesarias.

Al emitir dinero para apoyar a las personas afectadas por este tipo de eventualidades de ninguna manera se puede generar inflación; porque los afectados son muchísimos.

Un Decreto Legislativo que adquiera vigencia, por ratificación de dos tercios de los diputados, por ejemplo, siempre que haya emergencias como la pandemia (una cada cien años) o los desastres provocados por huracanes (cada 10 o 20 años)  para que se favorezca a las personas afectadas. En este caso  son miles de hogares.

Otro aspecto importante es que se incentiva la producción nacional para el consumo interno.

Las labores de reconstrucción lo que más necesitan son, precisamente, acciones locales; y, por otra parte, se deben reducir las importaciones; solo permitir lo realmente imprescindible; ya que adquirir préstamos en moneda extranjera genera más dependencia y pobreza.

Perfectamente los bancos centrales pueden emitir moneda suficiente para que las personas puedan comprar lo necesario para reactivar sus negocios, para reparar sus viviendas, etc.

Ese dinero lo pueden transferir a las cuentas de las personas. Primero las afectadas por los fenómenos meteorológicos y después a los demás  afectados por la pandemia.

La teoría, repito,  suele asegurar que regalar dinero crea inflación. Pero eso ocurre en tiempos normales. No en situaciones de emergencia como lo que actualmente se vive en el mundo y, mucho más en Centroamérica, por estos fenómenos naturales.

Nuestra recomendación es que desde el Congreso Nacional se emita un decreto para que el BCH acredite a toda persona con cuenta en cualesquiera de los bancos del sistema, que haya sido afectada por los eventos naturales, el dinero necesario para que reconstruyan sus viviendas y reactiven sus negocios.

Que en cada municipio se haga evaluación de daños, se registren y se hagan los cálculos con colaboración de las universidades: Economía, Contabilidad, Administración de Empresas, Trabajo Social (para ayudas menores).

De ese modo se reactivará la actividad productiva y comercial; pero sin crear esas enormes deudas que solamente incrementan las calamidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here