El papa pide a los jóvenes construir puentes, no muros

0
129

El papa Francisco exhortó el jueves a los jóvenes a construir puentes y no muros al darles la bienvenida a más de 200.000 peregrinos a la Jornada Mundial de la Juventud en Panamá, la primera mención a la controversial propuesta del presidente estadounidense Donald Trump de construir un muro fronterizo que el pontífice rechaza.

Al resaltar el esfuerzo que hacen los jóvenes de diferentes partes del mundo, con sus diferentes culturas, para encontrarse en el evento juvenil más importante de la Iglesia católica, Francisco volvió a arremeter contra el muro que Trump se empeña en impulsar en la frontera de Estados Unidos con México. Es la primera mención que el papa hace del asunto tras su llegada la víspera a Panamá y justo cuando otra caravana de migrantes centroamericanos avanza hacia el norte, arrojados por la pobreza y la violencia en sus países.

“Esos constructores de muros que sembrando miedos buscan dividir y abroquelar a la gente”, dijo el papa, apartándose del texto de su discurso. “Ustedes quieren ser constructores de puentes”. Enseguida preguntó “¿Qué quieren ser?”, a lo que los jóvenes respondieron al unísono “¡constructores de puentes!”

“Se la aprendieron bien, me gusta”, afirmó el papa, quien temprano arrancó su primer día de actividades con una visita al presidente panameño Juan Carlos Varela, así como una reunión con autoridades, diplomáticos y representantes de la sociedad civil. Luego se congregó con los obispos centroamericanos.

Francisco exigió honestidad y justicia en los actos del poder en una región salpicada por la corrupción. También abordó el drama de los migrantes centroamericanos, llamando a la Iglesia regional y a la sociedad civil a acogerlos e integrarlos sin recelos, al destacar que muchos de esos migrantes tienen “rostro joven” y se arriesgan para buscar un mayor bien para sus familias.

El papa también sigue de cerca el repunte de la crisis venezolana. El portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti, dijo en una declaración que el pontífice apoya “todos los esfuerzos que ayudan a salvar a la población de un mayor sufrimiento”. No obstante, el pronunciamiento no dice si la Santa Sede reconoció la proclamación como presidente interino que efectuó el líder opositor Juan Guaidó.

El Vaticano mantiene una delicada línea de equilibrio en Venezuela. Los obispos locales se oponen abiertamente al régimen socialista del presidente Nicolás Maduro, pero la Santa Sede ha conservado sus relaciones diplomáticas con el gobierno. Incluso envió a su encargado interino de negocios a la toma de posesión de Maduro para un segundo mandato a principios de enero.

Francisco ensalzó la herencia indígena de Panamá y su posición geográfica con océanos en ambos lados, al tiempo que le agradeció por abrirle las puertas a los miles de jóvenes que participan esta semana en la jornada.

Dijo también que esas nuevas generaciones reclaman a los adultos y gobernantes llevar una vida “con austeridad y transparencia”.

“Llevar una vida que demuestre que el servicio público es sinónimo de honestidad y justicia, y antónimo de cualquier forma de corrupción”, señaló Francisco, quien después se reunió con los obispos de América Central y abordó el drama de los migrantes.

El papa emite su mensaje en una época en que la clase política y gobernante de Panamá y de varios de países de América Latina ha sido manchada por un enorme escándalo de corrupción en la región, luego de que la constructora brasileña Odebrecht admitió que pagó multimillonarias sumas en sobornos para hacerse de jugosas obras públicas.

En el caso de Panamá, las coimas alcanzaron los 60 millones de dólares durante el pasado gobierno del presidente Ricardo Martinelli (2009-2014), según reconoció la empresa. El exgobernante está actualmente preso mientras se le procesa por acusaciones de espionaje político, en tanto que la justicia panameña solicita la presencia de sus dos hijos _detenidos recientemente en Estados Unidos por problemas con sus documentos migratorios_ por el caso de los sobornos.

En Guatemala, el presidente Jimmy Morales ha paralizado la Comisión Internacional contra la Impunidad en su país, patrocinada por las Naciones Unidas, la cual ha impulsado muchas investigaciones de alto perfil que han derribado a políticos, funcionarios públicos y empresarios durante su decenio de existencia.

En El Salvador, el expresidente Mauricio Funes es buscado por presunta corrupción y actualmente es un fugitivo al que se le ha otorgado asilo en Nicaragua junto con varios familiares. Otro expresidente, Tony Saca, fue condenado en septiembre a 10 años de cárcel por malversación y lavado de dinero.

“Ellos (los jóvenes) reclaman un compromiso, en el que todos ¿comenzando por quienes nos llamamos cristianos? tengamos la osadía de construir ‘una política auténticamente humana’ que ponga a la persona en el centro como corazón de todo; lo cual impulsa a crear una cultura de mayor transparencia entre los gobiernos, el sector privado y la población toda”, resaltó Francisco.

Varela, quien se formó en un colegio de jesuitas y cuyo gobierno tampoco ha estado librado de cuestionamientos de corrupción, ensalzó la importancia de la visita del papa para los jóvenes en la región centroamericana, donde muchos siguen migrando de sus países debido a la pobreza y violencia.

“Su visita a Panamá llega en medio de importantes retos globales, en donde su mensaje trae una voz de aliento, de fe y esperanza a los jóvenes de los países que enfrentan conflictos políticos y sociales, crisis humanitarias, desastres naturales, violencia, desigualdad, problemas relacionados con el crimen organizado y la alternativa de una complicada y dolorosa migración”, señaló Varela.

“Con su mensaje y su presencia, usted deja sembrada una semilla en el corazón de nuestro pueblo, de los jóvenes”, agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here