Como crisis humanitaria deber reconocerse el éxodo migratorio centroamericano

0
140

“El éxodo migratorio centroamericano debe ser reconocido como crisis humanitaria”, eso es lo que están pidiendo a la Organización de Naciones Unidas (ONU), los más de 13 mil migrantes que caminan en su mayoría desde Honduras hacia los Estados Unidos.

Exigen a la ONU, la ACNUR y la OIM la aplicación inmediata del “Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular”, que compromete a los Estados, entre otras cuestiones a mejorar su cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes durante sus viajes, lo que en términos prácticos tendría su mejor expresión en garantizar buses para que lleguen de forma segura hasta su destino final.

Piden a la ACNUR, que, como lo ha hecho en otros casos, aliente a los Estados a garantizar que tengan acceso libre a los territorios y a los procedimientos de determinación de su condición de refugiados; y pida a los gobiernos que adopten respuestas prácticas para protegerlos, con alternativas de estadía legal, que incluyen visas o permisos de residencia temporal.

Piden además que, en vista de la situación de violencia y miseria en los países expulsores de Centroamérica y Latinoamérica, las personas no sean deportadas o forzadas a retornar.

Comunicado

Hoy se cumplen 31 días del histórico éxodo de migrantes centroamericanos, conocido como “Caravana de migrantes” que partió de territorio hondureño el día 13 de octubre de 2018.

Nuestro éxodo es el resultado del desplazamiento forzado, por razones de violencia sistemática generalizada, que padecemos hombres, mujeres, niños y familias completas que huimos de la pobreza y la impunidad en nuestros países de origen.

La presencia de más de 13 mil seres humanos en territorio mexicano, cuyo desplazamiento hacia la frontera con Estados Unidos es observado con preocupación en todo el mundo, evidencia que esta monumental expresión colectiva contra la violencia, ha adquirido la dimensión de crisis humanitaria.

En un ejercicio de autonomía, como grupo desplazado nombramos una delegación para que, en nombre de los más de 5 mil migrantes alojados en el albergue instalado en la Ciudad de México (CDMX), dialogara con las autoridades de la Organización de Naciones Unidas – ONU en México, para requerir la aplicación inmediata del Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular, que compromete a los Estados, entre otras cuestiones a “mejorar su cooperación a la hora de salvar vidas de migrantes durante sus viajes” lo que en términos prácticos tendría su mejor expresión en garantizar buses para que lleguemos de forma segura hasta nuestro destino final, y de esa manera proteger especialmente a las mujeres y los niños, que cada vez deben soportar más bajas temperaturas entre otras amenazas a su vida.

El 8 de noviembre pasado, nuestra delegación se dirigió a pie desde el albergue en CDMX, acompañada por una movilización de más de mil migrantes que culminó en la oficina del Alto Comisionado de la ONU, donde tuvo lugar la reunión con presencia de autoridades de la Agencia de la ONU para los Refugiados – ACNUR, la Organización Internacional para las Migraciones – OIM, y nuestra comisión conformada por 21 delegados y delegadas del éxodo: representantes de 17 de los 18 departamentos de Honduras, 1 delegado por el D-19 (hondureños viviendo en USA), 3 representantes por país centroamericano (Nicaragua, El Salvador y Guatemala); un observador de la organización Pueblos Sin Fronteras; un acompañante de Derechos Humanos, el Sr. Arturo Peimberg, Ombudsman del Estado de Oaxaca; y un vocero hondureño, el sociólogo y periodista Milton Benítez.

CONSIDERANDO:

Que la ONU no cumplió con promover un transporte seguro hasta nuestro destino final para “salvar vidas de migrantes”.

Que la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX ha confirmado la desaparición de al menos 100 personas en territorio mexicano.

Que suman al menos 3 los hondureños muertos durante la travesía.

Que viajan en la caravana 24 mujeres embarazadas, 184 personas con discapacidad, 31 adolescentes solos, 87 personas de la comunidad LGTBI, y más de 2 mil niños y niñas.
Que ya son 2 las víctimas de judicialización y amenaza: los periodistas y defensores de DDHH hondureños Bartolo Fuentes y Milton Benítez.

Que esta CRISIS HUMANITARIA responde a un factor exógeno al ser humano, porque es causada por la falta de capacidad de los Estados expulsores de proteger la vida de sus ciudadanos, siendo Honduras uno de los países más violento y corrupto del mundo y el más pobre de Latinoamérica.

Que la ONU y en particular la ACNUR y la OIM no han estado a la altura de sus responsabilidades y mandatos, al evitar elevar nuestro éxodo al estatus de CRISIS HUMANITARIA tal como ha sucedido en relación a otros países como Venezuela e Irak.

SOLICITAMOS A LAS NACIONES UNIDAS Y A LOS ESTADOS DEL MUNDO:

Que nuestro éxodo sea considerado en su exacta dimensión de CRISIS HUMANITARIA, de manera que se pueda establecer de inmediato un método de intervención humanitaria que garantice la integridad, la salud y la vida, de quienes nos desplazamos por territorio mexicano.

Que, en consecuencia, la ONU, la ACNUR y la OIM, apliquen de inmediato el Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular aprobado el 13 de marzo pasado, para que los gobiernos aborden la situación de las personas en necesidad de protección internacional y asistencia humanitaria.

Que, como lo ha hecho en otros casos, la ACNUR aliente a los Estados a garantizar que tengamos acceso libre a los territorios y a los procedimientos de determinación de nuestra condición de refugiados; y pida a los gobiernos que adopten respuestas prácticas para protegernos, como las alternativas de estadía legal, que incluyen visas o permisos de residencia temporal, y otros programas de regularización que garanticen el acceso a los derechos básicos de salud, educación, unidad familiar, libertad de movimiento, albergue y el derecho al trabajo.

Que la ONU estimule a los países signatarios para que los costos y requisitos se flexibilicen cuando sea necesario, para garantizar el acceso a los mencionados derechos.
Que, en vista de la situación en los países expulsores de Centroamérica y Latinoamérica, las personas no sean deportadas o forzadas a retornar.

Recordamos que el primer Pacto Mundial para la Migración acordado en Naciones Unidas “Refleja el entendimiento común de los Gobiernos de que la migración que cruza fronteras es, por definición, un fenómeno internacional y que para gestionar con efectividad esta realidad global es necesaria la cooperación para ampliar el impacto positivo para todos” como ha dicho el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres.

Informamos a la comunidad nacional e internacional que, en caso que la ONU, la ACNUR y la OIM continúen reduciendo la magnitud de la diáspora centroamericana al no darle tratamiento de CRISIS HUMANITARIA, nos veremos obligados a desconocer y rechazar cualquier acompañamiento que provenga de estas instituciones, debido a su doble moral.

Agradecemos a la Sra. Has/líen Ramírez Hernández, Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos de la CDMX y al equipo de organizaciones de sociedad civil encabezado por el Padre Alejandro Solalinde; por el recibimiento oportuno organizado para que pudiéramos curarnos y descansar en esa ciudad; y al Sr. Arturo Peimberg, Ombudsman del Estado de Oaxaca y nuestro compatriota Milton Benítez a quienes hemos abrazado como nuestros defensores de Derechos Humanos en el territorio de México y el mundo.

Para finalizar queremos agradecer a las autoridades locales que actuaron de forma solidaria y sin discriminación, y muy especialmente a los pobladores, a nuestras hermanas y hermanos guatemaltecos y mexicanos que nos han ofrecido alimento, agua, albergue y trato digno, supliendo el trabajo que deberían realizar las instituciones y los gobiernos.

Dado en la ciudad de Guadalajara, Estado de Jalisco, República Mexicana, a los 12 días del mes de noviembre del año 2018.

Éxodo migratorio centroamericano por la vida en camino… con dignidad!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here