Lo delicado de la política Anti Corrupción en Honduras

0
82

Marlin Oscar Ávila

Hasta el 2014, el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) había sido una institución inofensiva para toda persona y para los corruptos de cuello blanco, puesto que al convertirse en una institución creada por el Ejecutivo (Carlos Flores 2000), pasó a ser una institución por decreto legislativo en el gobierno de Ricardo Maduro (2005), pero sin llegar a ser una institución ejecutora contra la corrupción, ni vinculante en sus descubrimientos sobre corrupción. Los legisladores se encargaron de quitarle cualquier poder de combate real a la corrupción. Una actitud similar, siguieron los miembros del Consejo y su Comité Ejecutivo. No se investigaban los hechos corruptos porque según ese Consejo, su rol era de únicamente prevención: interpretado como una labor académica y pedagógica hacia la sociedad civil. No fue sino hasta que la abogada Gabriela Castellanos fuera nombrada como Directora Ejecutiva que el CNA fue pasando a realizar investigaciones profesionales sobre cada caso de corrupción pública que pareció más evidente. Pero aún sigue siendo una institución sin poder proceder más allá de presentar los resultados de sus investigaciones al Ministerio Público (MP). Una institución que se sabe, es el primer obstáculo para terminar con la escandalosa impunidad en Honduras. En lugar de desvirtuar la impunidad la fortalece.

Las presiones internacionales y nacionales por reducir al máximo el flagelo de la corrupción es significativo. No solamente los países europeos y asiáticos están interesados en tal objetivo, pero el Senado y Congreso de los Estados Unidos de Norte América han manifestado su interés por terminar con la corrupción, la impunidad y el narco tráfico del triángulo norte de Centroamérica. Estos poderes en Washington han dado un plazo perentorio a la Casa Blanca para presentar un listado de los actores más importantes de estos flagelos en los tres países, mediante una enmienda solicitada por la Senadora Norma Torres, del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes en el Senado.

Hoy, martes 18 de septiembre el CNA presentó los resultados de unas cuatro lineas de investigación adónde se identifican no solamente nombres de actores, pero instituciones con altos grados de corrupción y sus modus operandi. Esa presentación solamente cubre lo que el CNA tiene comprobado, pero argumenta que hay otras líneas de investigación ya avanzadas. Además, asegura que todos sus productos son del conocimiento del MP puesto que le ha presentado los resultados de cada investigación concluida, sin lograr que proceda pronto y adecuadamente. Los pocos avances han costado mucho lograrlos.

Al hacer la presentación públicamente de los resultados de sus investigaciones en la ciudad de San Pedro Sula, su audiencia, que rebasó las trescientas personas, le aplaudió esos resultados, sin embargo, el sentido de impotencia social se dejó sentir al finalizar. Fue evidente que el CNA no tiene más que apoyarse en la ciudadanía para enfrentar a la clase corrupta en el poder. Pero, la ciudadanía hondureña da la impresión de estar cansada de protestar, de marchas de indignados y de que su juventud esté siendo asesinada a diario simplemente por expresar su opinión crítica. La UNAH acaba de informar que ha habido 25 mil estudiantes asesinados desde el 2010, algo que causaría convulsión en otra nación. La misma directora del CNA tiene que estar custodiada permanentemente por soldados para evitar que la asesinen. Ahora mismo, los colegios y escuelas que entre el 14 y 15 del presente mes tocaron una música de protesta en sus marchas escolares, están siendo requeridas por las instancias del Estado, argumentando que ofendieron la dignidad del Presidente. Es decir, en medio del miedo, en medio del terror, que sí les ha funcionado a los medios y la oligarquía que mantiene esta situación, nadie va a lanzarse a exigir que se procese judicialmente a la mafia corrupta que nos ha estado gobernando.
Si en Guatemala, Jimmy Morales, expulsó a la CICIG, en Honduras, Juan Orlando Hernández puede hacer lo mismo o más con la MACCIH y contra el CNA. Puede exigir a sus incondicionales en el Congreso Nacional la abolición del decreto ley 7-2005 que constituyó al CNA. Acaso la ciudadanía va a salir a las calles como salieron los guatemaltecos a exigir el regreso de la CICIG. Hasta donde llega nuestro conocimiento, la población ya no quiere salir a exigir a las calles por causas justas, si sus activistas van a ser asesinados uno o dos días después o algún partido político se va a colocar al frente con sus banderas y pancartas, insinuando que esa lucha es iniciativa suya.

Desde luego, sabemos que USAID está detrás del trabajo tesonero del CNA, como ha estado desde su creación. Ya el Presidente del Comité, José María Díaz, lo hizo notar al clausurar el evento de esta mañana. Esto es, quiérase o no, un respaldo que seguramente puede hacer que los círculos del poder corrupto, reflexionen mejor antes de causar un hecho lamentable en ese importante organismo nacional. Sin embargo, el gobierno Ejecutivo de los EUA no parece dispuesto a ir más allá de obtener un listado de corruptos/as, aceptable. Hasta donde se conoce, el trabajo, tanto de la MACCIH, como el del CNA, no ha tocado el centro del poder corrupto. Ese centro, no solamente se cree incluir a altos jerarcas de las fuerzas armadas, del poder judicial, pero a las más altas figuras de la jerarquía del Ejecutivo. Ya está sabido lo de la red de Pandora, con un grupo de diputados aún en la impunidad. Se dice en corrillos que la MACCIH está por sacar una segunda “hornada” denominada “Pandora II”

Pero la pregunta que inquieta y que incluye el muy bajo grado de credibilidad en la institucionalidad es, después de poner al descubierto, lo que, si no se sabe, se sospecha, ahora con pruebas fehacientes, ¿qué va a suceder? La información veraz y su análisis, no son suficientes si no se produce la reparación de los daños causados.

Este pueblo pese al temor y terror cultivado sobre él, no pierde la esperanza de detener la “caída libre” en que ha estado desde hace mucho ya. No falta quienes esperan que sea EUA quien actúe finalmente cortando de raíz este flagelo. Eso puede suceder con voluntad política desde Washington. Pero, con el perfil de gobernantes existentes en Washington, no dejan de caber las dudas en que eso se dé y sí se diera, el costo podría ser muy alto para Honduras. Veremos qué sucede después que presenten el listado de corruptos y traficantes de drogas al Congreso Estadounidense, el gobierno Ejecutivo en Washington. Habría que ver si se presenta la lista con los más grandes o solamente con los medianos corruptos.

Dios salve al pueblo hondureño.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here