Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Lo que parecia un secreto a voces. Estas revelaciones las publica el periodismo digital reporterosdeinvestigacion.com

Julio Cesar Arbizu: MACCIH investigaba a funcionarios públicos y a “empresarios dueños de este país por asesinato de Berta Cáceres”
5 de marzo de 2018

En el caso Berta Cáceres salió el nombre de empresarios conocidos aquí, como los señores Atala, revela Arbizu, ex fiscal de la MACCIH-OEA.
jca

“El fiscal general de Honduras, Óscar Chinchilla, en decisiones fundamentales se puso del lado de lo correcto”.
Según el entrevistado, a la persona que han mencionado como posible vocero -que se viste de Batman-, Almagro lo quiere nombrar ahí para pagarle favores. Ya estuvo contratado para la MACCIH ganando 10,000 dólares.

Tegucigalpa, Honduras (Reporteros de Investigación). Hubo funcionarios del gobierno hondureño que iban a Washington a conversar directamente con el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, mientras se investigaba redes de corrupción estatal y entre las averiguaciones obstaculizadas, están las de personajes con mucho poder, implicados en el asesinato de la ambientalista indígena, Berta Cáceres.

Las revelaciones las ha hecho el ex fiscal de la Misión de Apoyo contra la Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), Julio Cesar Arbizu, hace unos instantes en una entrevista con la directora del programa Más que Dos, Sandra Maribel Sánchez, transmitido por Radio Progreso, todas las tardes.

Esas reuniones entre Almagro y funcionarios hondureños ocurrieron mientras la MACCIH investigaba casos de redes de corrupción de funcionarios de Honduras.

Arbizu reveló que cuando se dio a conocer el pacto de impunidad por el que se investigaba al presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, el secretario de la OEA no quiso recibir a Jiménez Mayor, pero sí había recibido ese día a funcionarios del gobierno.

Sus revelaciones develan la forma en que se protegen las redes de corrupción de las élites de Honduras y contrataciones “irregulares” en el seno de la MACCIH, que supuestamente vino a Honduras a combatir la corrupción.

«Lo que yo creo es que hubo una intención, desde el inicio, de que la Misión no tuviera funcionamiento, éxito o resultados, tanto el gobierno como la OEA pretendieron que esta fuera una misión de acompañamiento en reformas de la justicia penal, en temas de materia electoral; pero que las investigaciones no estaban en el espectro de decisión de la OEA ni mucho menos del gobierno».

«Existieron barreras que vinieron no solamente de quienes nosotros esperábamos que las pusieran sino básicamente de quien debía apoyarnos, estoy hablando de la OEA y de su secretario general, nosotros sabíamos que cuando empezáramos a pelear en serio con los corruptos, los corruptos iban a resistirse, era natural nos ha pasado muchas veces y hemos recibido improperios, hemos recibido agravios, nos han amenazas muchas veces; lo que no sabíamos que la organización que nos cobijaba iba a ser la que finalmente nos diera la espalda».

«Cuando empezaron a formarse los equipos integrados con el MP, cuando empezaron a revelarse ciertos resultados, cuando empezaron a conocerse que las investigaciones se enrumbaban hacia determinados sujetos con mucho poder en el país, sospechosamente, empezaron los problemas y no solo empezaron los problemas en Honduras, empezaron los problemas con la sede; eso, para mí, ratifica esa tesis inicial de que la misión estaba prevista para que sea un acompañante de las instituciones de justicia hondureña».

Continuidad de Juan Orlando

«A estas alturas es probable que la continuidad de Juan Orlando haya sido parte de un acuerdo de otra forma yo no entiendo al secretario general y a la OEA. Quiero ratificar en este momento lo que dijo Juan Jiménez y dijimos nosotros en el momento de presentar nuestras renuncias, que eso de que la OEA apoyó a la misión no solamente es falaz sino es estructuralmente lo contrario de lo que sucedió; la OEA no solo no apoyó sino que puso obstáculos en el camino de las investigaciones, en el camino del ejercicio regular de la misión».

Sobre el asesinato de Berta Cáceres, Arbizú advirtió que encontraron una «clara colusión entre funcionarios públicos y agentes privados y entre los mencionados en el último caso están básicamente los dueños de este país. Esos 49 proyectos tenían la peculiaridad de empezar como propiedad de sujetos que tenían una empresa con mil dólares de capital y terminaron inyectados por bancos desde el extranjero para quedarse en manos de personajes con apellidos conocidos aquí, como los señores Atala».

Hay una cadena de indicios de irregularidades en todo el proceso de concesión del río Gualcarque, denunciados por Berta cáceres antes de su asesinato, que ya pueden ser utilizados para presentar una acusación criminal, indicó.

En relación con el escándalo de saqueo del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), encontraron 45 líneas de investigación, una para cada individuo y eso no permite ver que se trata corrupción sistemica y criminalidad organizada. Hay una deficiencia en la teoría del caso de casos de investigación de corrupción; se debió ver la organización porque ver a los actores solo genera pequeñas condenas, apuntó el exfuncionario de la OEA.

Respecto al audio que fue revelado en días pasados por Más que Dos y Reporteros de Investigacion, sobre el odio racial en la MACCIH-OEA el ex fiscal dijo que toda la vida ha sufrido discriminación por su aspecto y pidió disculpas al pueblo hondureño por lo cometido por el equipo cercano a Luis Almagro.

Vea además: Grabación devela gargantas racistas en la MACCIH-OEA

Arbizu dijo también que tres meses después de instalada la Misión recibió una consulta para contratar a un personaje uruguayo que había sido cercano al actual asesor de Almagro.

Este personaje, según Arbizu, permitió que se levantara en el parlamento una sanción administrativa para que el asesor de Almagro siguiera siendo funcionario público, así que quedaron en deuda con él y ahora tratan de saldar esa deuda mandándolo a la misión. A este señor le pagan con fondos de la cooperación se llama Washington Abdalah, un cómico de Youtube. «Fue contratado para una consultoría ganando diez mil dólares mensuales para hacer un trabajo que en realidad nunca hizo».

Sería gravísimo que viniera como vocero de la MACCIH. Además representa a la OEA en el conflicto entre Belice y Guatemala, agregó.

Denunció que hubo supuestos actos de corrupción con fondos de cooperantes que apoyan la MACCIH porque Almagro contrató a sus amigos que tienen cuestionamientos por presuntas irregularidades. El señor Domínguez, el señor Washington Abdalá y ocho personas más contratadas sin que se establezcan procedimientos, reveló el ex funcionario de la OEA, reconocido en América Latina por su labor para posibilitar el enjuiciamiento del genocida, Alberto Fujimori.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here