Want create site? With Free visual composer you can do it easy.

Marlin Avila

Es duro tener que aceptar que hay una guerra contra los pueblos con dignidad y valentía del mundo, todo por favorecer los apetitos lujuriosos de un pequeño grupo de dueños de corporaciones mundiales y regionales. Para su imposición se está aumentando y fortaleciendo los ejércitos y consolidando los gobiernos mafiosos, corruptos, involucrados con el narco y, mejor si han sido acusados de crímenes de lesa humanidad.
Algunos medios de información y analistas políticos afirman que el presidente Donald Trump es errático. También lo han acusado de tener “doble mora”, puesto que mientras condena las elecciones de Nicaragua y Venezuela, aplaude el descarado fraude electoral en Honduras, aplicando unos criterios a unos mientras a los otros le aplica otros diferentes. Los criterios aplicados al triangulo norte deben estar amarrados con su estrategia de dominio que viene desde el gobierno de Obama, solamente que con una dosis de mayor fuerza militar y de inmoralidad política.
La esencia de su moral, de su formación como persona humana, en principios éticos le han sido mostrados al mundo desde que comenzara a ser conocido públicamente. Es decir, que sus actos, sus decisiones y actitudes políticas, económicas y sociales, se muestra de qué está hecho. Este señor fue formado y estructurado mentalmente como un xenófobo, homofóbico, misógino, neo nazi y narcisista. Esto lo ha convertido en un líder del Ku Klux Klan del siglo XIX ahora fortalecido; es quien le hace los mandados al líder de los sionistas israelitas encabezados por su Primer Ministro, Benjamín Netanyahu; Trump tiene seguidores en Europa Central con nacionalistas neo nazis en crescendo como el PVV holandés, encabezado por el ultranacionalista Geert Wilders y por el Frente Nacional de Marine Le Pen de Francia. Trump es admirado por los miembros neonazis de Alemania, AfD, quienes ahora forman parte del Parlamento Federal; lo mismo ocurre con el partido Liberal de Austria (FPÖ), dirigido por Heinz-Chistian Strache, un ultranacionalista y xenófobo. En la Unión Británica esta creciendo el movimiento neo fascista “Generation Identity”, encabezado por Damhnait McKenna, quien al igual que Trump, detesta a los musulmanes. Desde luego, el PP del señor Rajoy, neo franquista español, quien estimula a los neo nazis de su país, está apoyando al gobernante estadounidense en sus guerras de medio oriente.
Desde luego, Trump no es errático, si lo fuese, no estaría cumpliendo con sus promesas de campaña. Algunos se engañan cuando escuchan sus retóricas defendiendo la “democracia”, su “democracia”. Hitler logró engañar a toda Alemania y parte de los países europeos, cuando defendió las causas “socialistas de la clase trabajadora”, ofreció reducir el desempleo, el enriquecimiento de su Alemania, de Francia e Italia. Solamente que los estadounidenses, en su mayoría no estudiaron las bases del social nacionalismo de A. Hitler, por lo que no pudieron distinguir a un demócrata de un nacionalista de ultra derecha, dispuesto a destruir lo que esa nación construyó desde Abraham Lincoln, casi dos siglos de democracia política. De allí viene el que el expresidente de Estados Unidos, Barack Obama, urgió esta semana a los votantes a seguir comprometidos con la democracia, advirtiendo que la complacencia (de la ciudadanía alemana) fue responsable del ascenso de la Alemania Nazi.
Ahora se dedica a demostrar fehacientemente que su política es fortalecer todo gobierno dictatorial despótico, como el de Arabia Saudita, que lleva tres años destruyendo a una nación empobrecida como Yemen, además de alimentar a los grupos terroristas y dividir a la península arábiga. No es que nos sorprendan estas actitudes estadounidenses. Después de la segunda guerra mundial, el primer alcalde de la ciudad de Napoli, Italia, lo escogieron los gringos, quienes allí tenían su base militar y querían a un alcalde de su confianza. Así que fueron a sacar de un campo de prisioneros acusados de colaborar con el nazi-fascismo al Sr. Achille Lauro, diciendo que, si había sido fiel a los nazis, ahora les podía ser fiel a ellos. Es aquella frase famosa de los gringos que reza: “Es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta”. Bueno, en Honduras ese calificativo es voz populi, aunque le agregan algo de “cuál es la ruta”.
En este momento Trump tiene encrispado al mundo con casos como su traslado de su embajada a Al-Quds o Jerusalén, con el seguimiento de sus instrucciones al pie de la letra por parte del muy cuestionado, Jimmy Morales; sus críticas unilaterales contra el Acuerdo Irán 5+1; su obsesión por una guerra contra Corea del Norte, pese al alto riesgo de una guerra nuclear; su empecinamiento en mantener ejercicios militares en las fronteras de China y Rusia, el mantener en vilo a Venezuela y fortalecer sus relaciones con los gobiernos de Colombia, Argentina, Perú, Chile, México y Brasil por identificarse con la privatización y flexibilización comercial para que las corporaciones de EUA compren barato lo que esas naciones construyeron con mucho esfuerzo. Mientras sus agencias de inteligencia trabajan sin descanso en boicots a los gobiernos progresistas de América Latina y el caribe, uniendo sus esfuerzos con las mafias gobernantes.
No debe sorprender a nadie que Washington felicite a un gobernante definido como mafioso por su pueblo en su estilo de gobernar, puesto que el mismo equipo gobernante de Washington se comporta como tal. Un grupo gobernante mafioso es el que no tiene restricción alguna en hacer lo que considera necesario sin respeto a norma alguna, es la ley del más fuerte la que impone su voluntad. El fraude, la violencia, la estafa, el robo, la mentira, son medios de lograr sus metas. La democracia, los derechos humanos, la ética, la paz, la transparencia y la libertad solamente son buenas en su retórica para adormecer serpientes y engañar palomas inocentes. El pueblo logra sobrevivir sometiéndose a sus caprichos y los débiles líderes juegan al clientelismo para su supervivencia, o se revelan valientemente, pese a las amenazas y hechos criminales de sus gobernantes.
Estas mafias y su acción contra los derechos de la ciudadanía es el caso que más ha golpeado a la ciudadanía, a las ciudadanías de muchos países, incluyendo a la propia ciudadanía estadounidense. Desde luego, como lo hiciera Hitler en su momento, se valen de los ejércitos a su servicio para reprimir los pueblos que se revelan a sus exigencias y caprichos.
El pueblo hondureño que votó el 26 de noviembre por cambiar a su gobierno, burlado con un vergonzoso fraude, está pasando por una etapa de “suave” represión (con 33 asesinatos políticos) a una realmente dura. Las fuerzas armadas han amenazado con utilizar las listas hechas por ellos y la policía, con los nombres de líderes locales, de barrios, municipios y departamentos para ir a sacarlos atados y llevarlos presos. Después de autoproclamarse presidente re elegido, el actual gobernante, cambió la cabeza del ejército, luego de hacerlo con la Policía Nacional, en preparación para una estrategia de represión, sumamente dura.
El partido de “los torcidos” o Cachurecos, están celebrando y ejercerán el poder sobre las calles, aceras, senderos y carreteras testigos de muchos crímenes. El ex candidato de la Alianza Contra la Dictadura, Salvador Nasralla, se fue a Washington a aclarar los extremos del certamen electoral con el Secretario de la OEA, Luis Almagro, pero añadió una visita al Departamento de Estado. En su lugar, pudo viajar hacia el Sur de América o a Europa a solicitar mayor apoyo, pero, siguiendo la tradición de la clase política catracha se fue al Norte y ahora hay dudas si sigue una estrategia gringa o una hondureña.
Muchos exigirán la presencia de los organismos multilaterales, pero para el gobierno de Washington, estos organismos no tienen fuerza alguna, excepto cuando se alinean con sus políticas de explotación. Pruebas hay muchas de su actitud frente a las Naciones Unidas. A los neofascistas no les interesan las uniones entre naciones. La dura realidad es que el pueblo tiene que luchar sin tregua alguna, olvidarse ya de vacaciones navideñas y de líderes políticos acobardados. Eso o la esclavitud a flor de piel.
MOA

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here